Mundos sin hombres (1)

Mundos sin hombres (1)

¿Qué pasaría si de repente desaparecen todos los hombres de la faz de la tierra? ¿se crearían nuevas formas de reproducción no sexuales? ¿serían las relaciones lésbicas la norma? ¿se reproducirían los roles actuales hombre-mujer, pero sólo entre mujeres? ¿se acabarían las guerras y la violencia? ¿Qué formas tomarían los modelos familiares? ¿Cómo sería el cuidado de los niños? ¿Sería una utopía feliz? ¿o, por el contrario, una espeluznante distopía matriarcal que ya reflejaron los pulps?

Difícilmente podríamos responder a estas cuestiones. Porque ciertamente en la vida real es imposible aislar a los sexos lo suficiente como para demostrar absolutos del comportamiento masculino o femenino[i]. Pero es lo que intentan los relatos de ciencia ficción que, especulando acerca de mundos sin hombres, han desarrollado una fascinante serie de experimentos de pensamiento feminista. Seguir leyendo “Mundos sin hombres (1)”

Anuncios

Mundos sin mujeres

Mundos sin mujeres

Los mundos de un solo género o sociedades de un solo sexo son frecuentes en la ciencia ficción. Normalmente ha sido una forma bastante creativa de explorar y especular sobre las diferencias de género -con intención feminista o no- en un contexto ficticio que surge debido a la eliminación de un género bien a través del aislamiento, de la guerra, los desastres naturales o de una plaga devastadora para uno de ellos.

Como hemos ido viendo en este blog, las especulaciones en las que las mujeres conforman una sociedad sin hombres no eran infrecuentes antes de la llegada del feminismo a la ciencia ficción a comienzos de los 70 del siglo pasado. Recordemos las ya citadas en anteriores entradas a este blog, «Mizora: a prophecy» o «Herland», escritas desde un punto de vista feminista, o bien «Consider Her Ways» y «Virgin Planet» escritas para desenmascarar los peligros que nos amenazan con la liberación de las mujeres.

Pero es a partir de la irrupción de autoras con claro compromiso feminista en esa década cuando se produce una verdadera eclosión de literatura utópico-distópica mayoritariamente de intención feminista. Y una buena parte de ella retrata una sociedad sólo femenina, en la que los hombres han desaparecido.

Pero no deja de ser curioso que, por el contrario, la especulación en torno a sociedades masculinas sea mucho menos frecuente. De tal forma que se encuentran pocas obras que describan mundos en los que han desaparecido las mujeres o son una ínfima minoría. Seguir leyendo “Mundos sin mujeres”

El Sr. Triptee, una mujer fascinante

El Sr. Triptee, una mujer fascinante

Así lo presentaba Le Guin en la introducción a “Cantos estelares de un viejo primate”: “Conozco a James Triptee, Jr. desde hace varios años; lo he conocido bien, con creciente placer y confianza, y para provecho de mi alma. Es un sesentón menudo y frágil, esquivo y gentil; usa sombrero de paja; ha vivido, y aún suele pasar temporadas, en algunos de los lugares más exóticos del mundo; ha trabajado en el ejército, el gobierno y la universidad; es introvertido, pero activo, un amigo cálido, un hombre candoroso, chispeante, especial. (…) Lo único que supera las cartas de Tiptree son los cuentos de Triptee. Es un hombre cuya amistad honra y alegra. Pero lo más maravillosos de Tiptree es que también es Alice Sheldon”.

Alice Sheldon-James Tiptree
Alice Sheldon-James Tiptree

Seguir leyendo “El Sr. Triptee, una mujer fascinante”

¿Cómo que Ciencia Ficción?

¿Cómo que Ciencia Ficción?

Pero… ¿qué tu eres aficionado a la Ciencia Ficción? [En off…. “Pues ya decía me yo que Rafa siempre había estado un poco más pallá que pacá”]. Pero si lo miramos bien ¿no tiene cierta lógica que si se aspira a otro mundo no deje de atraernos una literatura que habla de futuros alternativos?

Pues, en gran medida,  de eso trata la literatura de ciencia ficción. De otros futuros.

Pero ciertamente entre la gente de izquierdas de por aquí la cosa tuvo siempre mala prensa, considerada como una literatura de segunda, casi que no es literatura. Otra literatura de género como la novela negra gozaba de mayor consideración, quizás porque ponía al descubierto muchos de los conflictos sociales y el submundo de la Norteamérica de la época.

Esta consideración de literatura basura, no es muy justa, pues hay de todo, desde las novelas de a duro de los años 60 hasta literatura que se podría escribir con L mayúscula. Decía un conocido escritor que el 80% de la CF es basura. Pero luego añadía que en realidad en todo el 80% es basura.

Tampoco hay que olvidar que la literatura de CF que se escribe en los años 50 y 60 en los EE.UU. está muy influida por la guerra fría y por el anticomunismo. Muchos de los más conocidos autores de la época eran militaristas y profundamente conservadores, incluso filofascistas. Es el caso de uno de los más importantes autores de CF de la época dorada, Robert A. Heinlein, autor de obras como “Tropas del Espacio” que fue llevada al cine por Paul Verhoeven en 1997 y cuya carga facistoide es difícil de obviar. Seguir leyendo “¿Cómo que Ciencia Ficción?”