Un futuro hogar para el dios viviente

Un futuro hogar para el dios viviente

Reconozcamos de entrada que se trata de un título enigmático, que, junto a la reseña de la contraportada, me llevó a comprar y leer el libro. Y no me he arrepentido

AP DAWN VILLELLA.
Louise Erdrich

No cabe duda de que entre las numerosas rebeliones contra los desmanes neofascistas de la era Trump hay que contar -como hemos ido reflejando en este blog- a un buen número de escritoras de ciencia ficción y fantasía que describen las derivas aberrantes de un poder teológico ajeno al pueblo en un futuro que ya no nos parece ni tan lejano ni tan extraño.

Louise Erdrich (1954, Minnesota) es una de esas autoras. Es la mayor de siete hijos nacidos de Ralph Erdrich, un alemán-americano, y Rita (nacida Gourneau), una mujer Chippewa (de mitad Ojibwe y mitad de sangre francesa). Esta ascendencia y su militancia a favor de las tribus nativas (es miembro de la Turtle Mountain Band of Chippewa Indians, una de las tribus reconocidas federalmente) ha influido poderosamente en su obra. La mayoría de sus novelas está ambientada en el país de Ojibwe/Chippewa, reflejando de forma sólida la opresión de una civilización conquistadora y compulsivamente explotadora. Muchas de ellas con elementos fantásticos. De hecho, uno de sus cuentos Ojibwe “The Antelope Wife” (1998) recibió el prestigioso World Fantasy Award.

Ilustración para O, The Oprah Magazine Luisa Rivera
Ilustración para O, The Oprah Magazine de Luisa Rivera

Su última obra, “Un futuro hogar para el dios viviente” (2017) ha sido resumida por Mauricio Bernal como “la maternidad en tiempos del apocalipsis”. Se trata en efecto de una poderosa distopía en la que describe como una mujer embarazada puede decidir por sí misma en una sociedad absolutamente controlada.

Por algún motivo algo está cambiando en la memoria genética y cada vez son más los embarazos de los que resultan sujetos que muestran evidentes retrocesos evolutivos. Los embarazos difícilmente llegan a buen término por la dificultad material de una mujer actual para alumbrar a un ser de características tan diferentes.

En este contexto, el poder solo sabe o solo quiere actuar ejerciendo el control sobre cada embarazo, en lo que se convierte en una tiranía y en la persecución de toda mujer en edad de procrear. Es el eterno sueño de las tiranías; el control de la maternidad y la expropiación del cuerpo de las mujeres.

La narración discurre a través del diálogo entre la protagonista y su futuro hijo, con el que adquiere dos compromisos; proporcionarle un pasado, para lo que vuelve a la reserva de la tribu Ojibwe de su madre, y un futuro en el que su hijo pueda nacer en un margen de libertad.

Si se quiere saber más de la génesis y los entresijos del libro hay que leer la impactante entrevista que realizó nada menos que Margaret Atwood a Louise Erdrich para la revista Elle. Y es que efectivamente esta novela tiene algunas reminiscencias de El Cuento de la Criada. ¿Quién mejor que Atwood para hacer esta entrevista?

Dice en esta entrevista que retomó Future Home of the Living God nuevamente, después de las elecciones de 2016… “Tal vez estoy escribiendo el equivalente biológico de nuestro lío político actual”.

En esa misma entrevista constata la obsesión de la ciencia ficción con la reproducción. Y reconoce la influencia de El Cuento de la Criada en esta obra.

“Las religiones fundamentalistas -dice- siempre incluyen leyes religiosas que controlan el cuerpo de la mujer: lo entendiste perfectamente, e inventaste una sociedad tan horriblemente normal basada en lecturas literales de las Escrituras… No hay bebés, no hay futuro. No hay raza humana. Los hombres encuentran formas de engullir a las mujeres y manipular el cuerpo femenino. Seguimos pensando en ello, porque siempre estamos cerca del borde. Los derechos de las mujeres son solo una pintura acuosa en las paredes de la historia. No debemos olvidarlo.

Louise Erdrich y Margaret Atwood
Louise Erdrich y Margaret Atwood

El futuro hogar del Dios viviente tiene más que ver con las cosas que se desmoronan, con el caos que siguió al desastre y con lo poco que sabemos cuándo más necesitamos información. Se trata de cuán vulnerables son los derechos de las mujeres. La gente discute sobre lo que significa ser feminista, nunca lo he pensado. Por supuesto que soy feminista. Tengo cuatro hijas ¿Qué otra cosa podría ser? Además, cuando comencé a escribir Future Home, embarazada, estaba muy consciente de lo vulnerables que somos como mujeres, tanto en términos de control de nuestras vidas reproductivas como cuando llevamos a un bebé. A medida que avanzaba pesadamente a los nueve meses, no podía imaginar tener que lidiar con la conspiración de una persecución, pero tenía ganas de escribir sobre ello”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s