La utopía de Charlotte Perkins Gilman

La utopía de Charlotte Perkins Gilman

Herland (o Dellas en español) fue una de las novelas utópicas feministas que tuvo mayor impacto a comienzos del siglo XX. Salió de la pluma de la escritora norteamericana Charlotte Perkins Gilman (1860-1935) una de las más destacadas feministas de aquella época. Fue una personalidad muy conocida tanto como escritora, ensayista y sobre todo activista del movimiento por los derechos de las mujeres, incluso a nivel internacional. En 1903, Charlotte habló en el Congreso Internacional de la Mujer en Berlín y al año siguiente viajó por Inglaterra, Holanda, Alemania, Austria y Hungría dando conferencias.

Charlotte_Perkins_GilmanPero después de su muerte en 1935 cayó en el olvido durante varias décadas, hasta que fue redescubierta en los años 70 por grupos feministas que encontraron en su cuento “El papel de pared amarillo” de 1892, un relato sutil y dramático sobre el enclaustramiento femenino en el hogar. En parte autobiográfico, cuenta la historia de una madre que sufre de depresión nerviosa y por ello es recluida por el médico y su marido en el cuarto de una casa alquilada con un horrible estampado de papel amarillo, sufriendo y alucinando cada vez más mientras mira fijamente los patrones en la pared, (se puede leer aquí: http://www.lamaquinadeltiempo.com/prosas/perkins01.html)

Es fácil entender por qué Gilman sigue siendo una figura tan fascinante. No sólo por sus argumentos de que las mujeres necesitan independencia económica, plasmados en Mujeres y Economía (1898) un libro convertido en un clásico y en el que ataca la división tradicional de roles sociales, que consideraba artificiales y no necesarios para la supervivencia. Sino sobre todo porque Gilman desafió las convenciones una y otra vez a lo largo de su vida y se comprometió personal y políticamente con el movimiento feminista e incluso socialista. Creció en un ambiente austero de Nueva Inglaterra, se casó con el artista Charles Stetson, y tras el nacimiento de su hija Katharine, cayó en una depresión post parto. Fue sometida a un tratamiento que la llevó a mostrar tendencias suicidas y a un profundo colapso emocional.

Charlotte_Perkins_Gilman1En 1888, a pesar del escándalo social, Gilman decidió separarse de Stetson por el bien de su salud mental. Y tras un intenso romance con una mujer se casó con su primo George Gilman en 1900.

En enero de 1932, a Gilman le diagnosticaron un cáncer de mama incurable. Defensora de la eutanasia para los enfermos terminales, se suicidó el 17 de agosto de 1935 con una sobredosis de cloroformo. En la nota de suicido decía que “cuando una se asegura de que la muerte es inevitable e inminente, el más simple de los derechos humanos es poder elegir una muerte rápida y fácil en lugar de una lenta y horrible“.

Recuperada del olvido, también se redescubrió que a Gilman se le debe una de las más interesantes utopías feministas: “Herland” (traducido en España como “Dellas, un mundo femenino”)

Dellas es una obra de ciencia ficción en la que se describe un país habitado exclusivamente por mujeres. Tres expedicionarios descubren por azar este país  rodeado de altas montañas que impiden hasta el momento el contacto exterior.

Las expectativas de los exploradores, cargadas de los estereotipos sobre las mujeres, se ven pronto defraudadas. Dellas es un paraíso: no hay guerra, no hay delito, ni hambre, ni residuos. De una forma un tanto ingenua pero cargada de humor, nos presenta el contraste entre las mujeres norteamericanas de la época, preocupadas por la belleza y la apariencia, y las de Dellas dedicadas al bien común y la naturaleza.

Todo el mundo está valorado, todo el mundo se cuida, sin vanidad, ni celos, ni angustia. Sin hombres para competir, las mujeres de Dellas ni se envidian ni se sabotean unas a otras. Es un mundo cooperativo y fraternal y respetuoso de la naturaleza y de los animales.

DellasLas mujeres son sin excepción vegetarianas, se dedican a la agricultura y a la maternidad, que juega un papel esencial en Dellas. Tienen las hijas por  partenogénesis. No todas las mujeres están autorizadas a concebir niñas, y las que lo hacen no cargan con el peso de la crianza que está a cargo de educadoras colectivas.

Escrita en 1915, Herland (Dellas) no deja de ser un producto del siglo XIX. Quizás por ello encontramos numerosas muestras de los prejuicios raciales de la época colonial que vivió Gilman. Una cuestión que nos resulta próxima a la defensa del darwinismo social que propugnaba  en su Mujeres y Economía.

Desde nuestra perspectiva, resulta chocante la condición asexuada de las habitantes de Dellas. Las energías están concentradas en el trabajo productivo cercano a la naturaleza. Tampoco son lesbianas. En realidad en Dellas el sexo está ausente, quizás porque para Gilman, tenía una categoría secundaria y lo concebía como una necesidad psicológico-social prescindible.

Yellow wallpaperTambién nos resultaría chocante la militancia anti-abortista, por otra parte frecuente en el movimiento sufragista; ello se refleja en Dellas en un “terror espantoso” ante la posibilidad de destruir al “no nacido”.

Es verdad que como producto de su época Dellas es una obra anticuada para el feminismo de hoy día. Pero al mismo tiempo tiene un frescor que resulta difícil de explicar. Quizás porque Gilman difundió, por primera vez con fuerte impacto, que las mujeres son capaces de construir un mundo por sí mismas. Que sería no sólo funcional, sino reluciente, una amable utopía cuasi socialista.

En su época la publicación de Dellas causó un escándalo (recuérdense las utopías anti femeninas de la época) “pero fue vital, como dice la feminista estadounidense  Lindy West, para presentar este mensaje ante la conciencia pública: las mujeres han sido marginadas de los medios de comunicación, del comercio y de los puestos de poder durante cientos de años. Estamos ante un déficit tal, que alcanzar la paridad de género real requeriría una compensación enorme. Dado que somos generosas, nos vamos a conformar con la igualdad. De nada”.

“Dellas, un mundo femenino” es, a mi modo de ver y si sabemos leerla teniendo en cuenta la época en que fue escrita, altamente recomendable.

.

Anuncios

3 comentarios en “La utopía de Charlotte Perkins Gilman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s